Decano de la Facultad de Comunicación, Historia y Cs. Sociales es ratificado en su cargo por un nuevo periodo

Publicado por el

newsletter sociales, Noticias

El Dr. Alfredo García L. fue ratificado como Decano de la Facultad de Comunicación, Historia y Ciencias Sociales por un nuevo periodo de tres años. El nombramiento fue confirmado el 29 de septiembre de 2020, fecha en la cual se emitió el Decreto de Rectoría Nº 284/2020 que confirma la renovación en el cargo del Dr. García.

El académico cuenta con una amplia trayectoria. Es Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Pontificia Universidad Católica de Salamanca, Periodista y Licenciado en Comunicación Social de esta Casa de Estudios donde ha desempeñado cargos directivos en la carrera de Periodismo y en la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, tales como: Dirección de Relaciones Institucionales, Dirección de Comunicaciones, entre otras.

¿Cómo recibe este nombramiento para un segundo período?

Lo tomo como una reconocimiento sincero al trabajo desarrollado en estos últimos tres años. Como bien sabemos, el proceso de nombramiento tiene varias etapas, y una de ellas es la opinión que tus propios colegas hacen de la gestión realizada, y el hecho de haber obtenido un respaldo mayoritario nos llena de satisfacción, pero a la vez nos obliga a responder responsablemente a esa confianza. Asimismo, la valoración positiva que tanto el Rector como el Gran Canciller han hecho de la gestión de la Facultad, lo asumo como sinónimo de que vamos por buena senda.

¿Cuál es el eje en que se estructurará el trabajo este nuevo período?

La clave, a mi juicio, es poder identificar a tiempo los cambios por los que atraviesa el sistema de educación superior chileno, y tener la capacidad de adaptarse a ellos, lo cual exige de todos flexibilidad y apertura al cambio. Entender aquello es fundamental para poder impulsar cualquier proyecto e iniciativa,a no solo en la Facultad sino en la Universidad.

 ¿Cuáles son los desafíos más inmediatos?

Es necesario ir consolidando aquellas iniciativas y proyectos que se fueron concretando en los últimos años, pues de lo contrario solo habrá sido una pobre pirotecnia. Debemos avanzar en renovaciones curriculares en 3 de las cuatro carreras de la Facultad, atendiendo la nueva realidad laboral y profesional; hay que apoyar fuertemente el inicio de los programas de magister en Comunicación y en Historia, y evaluar el desarrollo un tercero en el ámbito de las Ciencias Sociales; hay que consolidar el Observatorio de Estudios de la Sociedad, el desarrollo de la formación continua y el fortalecimiento de la investigación con las medidas apropiadas que aquello conlleva. Estos son algunos de los aspectos más inmediatos de los que habrá que hacerse cargo con el trabajo y compromiso de toda la comunidad de la Facultad.

 ¿Y qué llamado hace a los trabajadores de la Facultad?

Aquí el trabajo, compromiso y responsabilidad de todos es fundamental, pues ninguna meta se alcanzará si no están presentes estos elementos. Trabajo duro, responsable y comprometido, pero en un ambiente autónomo, flexible y empático. Hacia allá es dónde debemos avanzar y creo que todos en la Facultad estamos en esa sintonía.

 ¿Y en cuanto a los estudiantes?

Ellos son en gran parte nuestra razón de ser y en ellos debemos centrar nuestro trabajo. Siempre abiertos al diálogo y a la escucha, lo que por cierto, no significa necesariamente atender cualquier exigencia, sino ponderarla con juticia y rectitud.

 En lo personal, ¿cómo asume la responsabilidad de este segundo período?

Lo asumo con humilidad -que no significa pusilanimidad- por la responsabilidad que conlleva, y porque entiendo que los cargos son servicios transitorios de los cuales nunca se debe vanagloriar, pues siempre la vida da muchas vueltas y giros.